jueves, 9 de septiembre de 2010

En primera persona: Luis Martínez Arasa

Regresamos tras un nuevo parón de varios meses, durante los que España ha sumado dos nuevos subcampeonatos europeos (que tarde o temprano tendrán su espacio propio en el blog) y, sobre todo, ha logrado por fin aquello que se veía venir desde hace diez años: ganar el Mundial. Hay pocas casualidades en esta vida y esto no es una de ellas, como seguramente ya sepáis quienes habéis seguido las correrías de nuestros campeones desde que eran unos chavales de 15 años. Además de la inmensa alegría compartida por todo el país, tras el título mundial me queda la satisfacción personal de ver como en no pocos medios se han acordado de todos los éxitos acumulados en las categorías inferiores a lo largo de los últimos años, evocando la figura de Juan Santisteban, Iñaki Sáez y el resto de técnicos que los hicieron posible, lo que me hace sentir orgulloso de haber emprendido este camino mucho antes, cuando la Copa del Mundo era todavía un sueño, más alcanzable que en otras ocasiones, pero un sueño al fin y al cabo. Hemos tenido que ganar un Mundial para que se reconociera su gran labor, pero nunca es demasiado tarde. Enhorabuena y muchas gracias, una vez más, porque este éxito es también de todos ellos.

Aunque no lo hayáis visto reflejado aquí, el blog ha seguido desarrollándose durante el Mundial. La lesión de Iniesta en el último partido de preparación, en Murcia, justo el día en que Torres reaparecía tras su operación de rodilla, me hizo pensar en las veces que estos compañeros de generación se habían cruzado en las distintas categorías de la selección, así que aprovechando la información que había ido recopilando a lo largo del último año escribí un post para el Flagrant's, el blog spin-off del de Ramón Trecet en el que nos reunimos varios de los habituales del 13t para contar aquellas historias que, por la razón que sea, no tienen cabida en los dominios de Marca.com. Aquel escrito derivó en una serie de perfiles de varios jugadores de la Selección realizados en gran medida a partir de retales de los posts ya publicados aquí, por lo que no quise trasladar esos refritos a este blog (si tenéis interés podéis consultarlos en la categoría "Probalidades Apócrifas" del Flagrant´s). El último artículo antes de la final, dedicado a Vicente Del Bosque, fue el único totalmente original, y al cabo de unas semanas por él apareció un personaje inesperado con mucho que contar. Se trataba de Luis Martínez Arasa (Madrid, 10/11/1975), ex-canterano del Real Madrid que disputó el Mundial Sub'20 de Qatar 1995. Cuando recordamos aquella cita ya apuntamos el giro que Luis había dado a su vida al abandonar prematuramente el fútbol por su otra pasión, el teatro, y ahora me alegra presentaros esta entrevista en la que él mismo nos cuenta su peculiar historia, así como su particular visión del fútbol (con sus luces y sombras), el teatro y la vida en general. Hoy, en primera persona, Luis Martínez.

Luis Martínez en su etapa
en el Castilla
- ¿A qué edad comenzaste a jugar "en serio" al fútbol? ¿Cuándo y cómo entraste en el Real Madrid?
Bueno, como dijo aquel, hay que jugar con la seriedad que juegan los niños, así que comencé a jugar en serio en cuanto pude caminar en un equipo federado, a los once. Era el equipo E.M.T., de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, cuyo campo estaba frente a la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid, donde ahora se alzan los edificios que atestiguan uno de los mayores escándalos de recalificación en nuestra ciudad, ya que los terrenos de la Ciudad Deportiva eran suelo para zona verde o deportiva en un primer plan. Muchos ojeadores visitaban los partidos de la E.M.T. y a través de uno de ellos fui a probar al Real Madrid. Tenía catorce años, era el año 90.

- ¿Cómo te definirías como futbolista, para el que no te recuerde?
Era un pulmón en el centro del campo, no exento de suficiente técnica para sacar el balón jugado. Especialista en robar balones y en tiros al borde del área. Valdano me llamaba "Dunga". Algo me parecía.

- ¿Con qué jugadores coincidiste en las categorías inferiores del Madrid? ¿Mantienes algún tipo de contacto con ellos?
Jugué seis o siete temporadas en la cantera del Madrid. Coincidí con Fernando Morán, Joyce Moreno, Paris, José Manuel Roca, Víctor, Sandro, Iván Pérez, Raúl, Guti, Eto’o cuando vino a probar, Rodri, López Segovia, Santa Fe, Lazcano, Ángel Luis, Contreras, Valerio, Molina, Cavia, Roberto, Raúl Valbuena, Álvaro Benito, etc, hasta varios centenares de compañeros. Jugué en la Selección Española sub’18 y sub’20, coincidiendo con gente que tú ya conoces. Mantengo contacto con Morán, París, Joyce Moreno y Álvaro Benito, el de Pignoise.

- ¿Hay buen ambiente en esos vestuarios o la gente se ve más como rival para llegar al primer equipo que como compañero?
Depende del grupo que se cree cada año. He de decir que los valores que transmitían algunos entrenadores de la cantera eran retrógrados y conservadores. Por suerte esto ha cambiado. Por otro lado, he conocido gente genial y generosa en esa etapa tan alegre de mi vida. La mayoría de los chavales eran majos, pero eran los entrenadores quienes los hacían excesivamente competitivos. Insisto, algunos entrenadores.

- ¿Qué recuerdas con más cariño de aquella etapa?
Recuerdo con mucho cariño a otros entrenadores y compañeros, con la alegría de compartir estos años tan especiales. Gracias al Madrid viajé mucho y conocí la importancia de la constancia y el trabajo bien hecho. Recuerdo con cariño el descubrimiento sensorial de este juego.

- ¿Qué se siente cuando a uno lo llaman para la selección juvenil? ¿Qué recuerdas de aquellas primeras experiencias internacionales?
Subidón e inquietud. El ambiente era muy bueno. Era un poco raro llegar a compenetrarse con compañeros nuevos en poco tiempo, pero las selecciones contrarias tenían, por lo general, menos nivel que los equipos fuertes españoles como el Madrid o el Barça juveniles. La selección suponía campeonatos estupendos, un trato exquisito y conocer gente de toda España.

Luis Martínez (agachado, primero por
la dcha.) en el Mundial sub'20 de 1995
- En 1995 formaste parte importante de la selección sub'20 que fue al Mundial de Qatar, disputando todos los partidos como titular. ¿Cómo viviste aquel campeonato, y la derrota contra Argentina? ¿Erais conscientes del seguimiento que estabais teniendo en España?
Bueno, el Mundial se tenía que haber jugado en Nigeria pero lo trasladaron por un brote de cólera. Qatar era un lugar triste. Aparecía como un país rico en los libros, pero está lleno de personas extranjeras que trabajan por una miseria para los señoritos qataríes, ricos de nacimiento con acciones de petróleo concedidas por el hecho de nacer allí. Y esos extranjeros no cuentan a la hora de calcular la renta per cápita, claro. Ni siquiera pueden ligar con las mujeres de allí. Recuerdo el calor, que era insoportable, los campos semivacíos, y las mujeres tapadas con burkas integrales entrando al McDonald’s siempre detrás de los maridos. Nosotros estuvimos en un gran hotel e hicimos buen equipo, pero no había ambiente de fútbol en las calles. Aunque tampoco íbamos a hacer turismo.
Éramos conscientes del seguimiento que se nos hacía en España ya que leíamos las noticias que iban apareciendo y hablábamos con nuestros allegados por teléfono.

- Futbolísticamente, ¿qué crees que falló en aquel torneo? ¿La derrota contra Argentina fue por un mal día o fue la consecuencia de un trabajo mal hecho?
Los argentinos nos ganaron porque nos frieron a faltas desde el principio, en una zona que no les suponía tarjeta. Tenían un poquito más oficio que nosotros. En esa selección estaban Christian Díaz, Biagini, Ibagaza... el resto no fueron luego tan conocidos por aquí, pero era un equipo muy serio. Sabían de nuestro peligro en el juego ofensivo y se dedicaron a alejar a nuestros delanteros de su zona. Para hacer eso con esas edades hay que tener oficio. Nosotros teníamos un gran equipo, había buenos jugadores pero nos faltaba esa experiencia y algo de carácter. Luego en el descanso Goiko nos cambió a Míchel Salgado y a mí, pero no se pudo hacer más.

- Se dice que en Qatar Raúl y De la Peña, que no se conocían, se hicieron muy amigos, y que, paralelamente, quizás por ser las estrellas emergentes de Madrid y Barça, se aislaron un poco del resto del grupo. ¿Es cierto eso, o se comportaban como dos jugadores más?
Sí, se hicieron muy amigos, pero es algo normal en la dinámica de un grupo y no afectó negativamente. Recuerdo que una vez salieron del hotel y desde un coche les empezaron a llamar y a decir cosas, y como no entendían lo que les estaban diciendo se volvieron corriendo al hotel un poco asustados. A lo mejor no era nada malo, pero se asustaron y echaron a correr. Normal, éramos unos críos.

- ¿Alguna anécdota curiosa o divertida que recuerdes de aquella cita? ¿El primer gol contra Burundi fue tuyo (como aparece en las estadísticas oficiales de la FIFA) o de Morientes (como cuentan las crónicas)?
No, no marqué ese día. En realidad sí marqué un gol, en propia puerta contra Japón. Sacaron un córner y me puse al primer palo. Iba muy cerrado y llegué a peinarla un poco de cabeza, y por eso Javi (López Vallejo) no pudo llegar. Si yo no la hubiese tocado creo que la sacaba bien. Pero nadie se dio cuenta. Paco Grande, que estaba con nosotros en la concentración, ni siquiera se enteró. Se ve que el tiro de cámara era malo. Después en el hotel hablando sobre la jugada le dije "Pero Paco, si es que la he tocado yo". Luego hacía chascarrillos con nosotros, diciendo que a ver si al final iba a ser yo el goleador del Mundial. Muy majo.

- La temporada siguiente te asentaste en Segunda con el Castilla, y tengo entendido que eras muy del gusto de Valdano, por entonces entrenador del primer equipo. Creo que luego también entrenaste con Capello, pero no llegaste a debutar con el primer equipo (corrígeme si me equivoco) ni con uno ni con otro. ¿Tienes esa espinita clavada? ¿Echaste de menos una oportunidad para poder demostrar tu valía?
Valdano hizo una labor muy buena. Te decía que contra Argentina nos faltó oficio, pero es que antes a esa edad casi nadie debutaba ya en Primera. En ese sentido Valdano rompió moldes, hizo debutar a Raúl, a Guti, a Rivera muy jóvenes. Ahora se hace más, se debuta y se madura mucho antes, y se nota. Valdano intentó instaurar un modelo ideal para la cantera del Madrid. Ahora se estarían viendo sus frutos, como se ven en el Barça. Pero las victorias en la Casa Blanca capitalista mandan y no mantuvieron a un Ilustrado como él.
Entrené muchas veces con el primer equipo y jugué algunos amistosos. Capello me convocó para un partido de Copa en Salamanca. Ese día debutó Ismael (Irurzun) pero como el marcador iba apretado, creo que 1-0 con gol de Hierro de penalti, me quedé sin jugar. Si el resultado hubiera sido  más claro creo que yo también habría debutado. Luego también me convocaron para un partido de Liga en casa contra el Logroñés. Estuve en el hotel de concentración un par de días, pero a última hora me cai de la lista porque a Seedorf le pusieron un avión privado para volver desde Holanda, donde había jugado un partido con su selección.

- Muchos jugadores de generaciones posteriores se han encontrado en la misma situación y han tenido que dejar el Madrid para poder destacar; algunos lograron volver, pero tras recorrer un camino que no tendría por qué haber sido tan largo. ¿Qué crees que falla en la cantera del club blanco?
Como te dije, Valdano hizo una buena labor, deberían haberle aguantado más tiempo. Ahora es igual, se necesita implantar un modelo de juego y darle continuidad, invertir mínimo 5 años con un proyecto claro, que trabaje la cantera, con un mismo responsable técnico. Si no, se pierde el tiempo. El Barça lleva mucha ventaja en eso, por ejemplo Iniesta es un proyecto del club desde los 12 años. Aunque al final esto es un juego y se puede ganar de esta otra manera, pero si miras los proyectos del Barça actual, de la Quinta del Buitre, del Ajax de los noventa, del Milan de Sacchi... eran consecuencia del tiempo. Ahora se quieren resultados ya y si no llegan se cambia; en fin, quizá sea una consecuencia de este mundo de "cagaprisas" que hemos creado entre todos. Que pare el mundo que yo me bajo, jejeje.

- La temporada 96/97 acabó con el descenso del Castilla a Segunda B y fue el comienzo de tu peregrinación. Primero fuiste al Rayo, donde coincidiste con tu compañero de selección Míchel, y con otros ilustres como Lopetegui, López Muñiz, Cota u Onésimo. ¿Qué aprendiste de esos veteranos?
Me sirvió para madurar. Yo venía de la cantera del Madrid donde éramos todos chavales y al entrar en un vestuario lleno de veteranos aprendes mucho sobre el rigor del trabajo, y a valorar y disfrutar cada momento. Futbolísticamente estuvo bien, aunque los entrenadores no eran muy de jugar y sí de contrarrestar al rival, pero por los compañeros guardo muy buenos recuerdos.

- Luego firmaste por el Leganés, donde tuviste cada vez menos minutos, y te marchaste cedido al Murcia. ¿Qué recuerdos tienes de ambos equipos?
En Leganés fue algo parecido, eran proyectos buenos pero con unos entrenadores que no querían jugar y con una humanidad nula en el trato personal. En Murcia fue un buen año, ascendimos... tengo muy gratos recuerdos. Llegué cedido en el mercado de invierno de la 99/00 y la verdad es que era un gran equipo, muy fino, con gente a la que le gustaba jugar al fútbol y tener el balón. Estaban Mikel Kortina, Velasco, Loreto, Aguilar, Matito... Además coincidí con varios jugadores de la cantera del Madrid, como Kiko Torres y Vaqueriza. Con Kiko había empezado en el equipo de la E.M.T., así que el reencuentro fue muy emocionante. Como mi padre es de Caravaca de la Cruz, a nivel personal también volví a ver a amigos de la infancia que se habían trasladado a Murcia por estudios o trabajo, así que fue una etapa muy feliz.
Recuerdo con mucho cariño la celebración del ascenso a Segunda, porque no había nada preparado ya que nadie se esperaba que lo lográramos. La penúltima jornada sí estaba todo listo porque jugábamos en casa con el Granada y creo que con el empate ascendíamos, pero perdimos. En el último partido íbamos precisamente a Granada y parecía que ya no teníamos nada que hacer, pero ganamos con un golazo de Aguilar. Hay una anécdota muy curiosa, y es que Aguilar se casó en Santander justo el día anterior. Durante los play-offs íbamos hablando del tema, porque tenía la fecha fijada de hacía tiempo y decía "Mira que como lleguemos a la última jornada sin saber si ascendemos o no...", y yo le contestaba que estuviera tranquilo, que antes de la última jornada iba a estar todo resuelto. Pero ya ves, al final nos la jugamos ese día. El Murcia mandó a la boda a Tato González, un secretario del club, un poco para controlarle, aunque Aguilar no era muy fiestero y no hubiera hecho falta. Creo que fue más bien para acompañarle al día siguiente en el viaje de vuelta, porque tenían que coger un avión en Bilbao. Aguilar se casó, se bebió su copa de champán, se acostó a las tres de la mañana y al día siguiente viajaron a Granada desde Santander. Llegó al hotel cuando nosotros ya habíamos comido, así que comió solo, fue al partido... y marcó el gol del ascenso, un zurdazo por la escuadra. Para que digan de la importancia de las concentraciones.
La celebración fue muy bonita. En el viaje de vuelta a Murcia íbamos bebiendo el champán que había preparado el Granada para sus jugadores, y que Vaqueriza consiguió que nos dejaran porque conocía a no sé quién de allí. Luego la fiesta por la Plaza Circular, con la gente aplaudiendo... muy bonito. Como no éramos muy conocidos nos mezclamos entre la gente. A mí no me conocía nadie, y no sabían si llevaba la camiseta porque era jugador o un aficionado más. Fue todo muy espontáneo, como deben ser las celebraciones.

- Llegamos al 2000, y a la pregunta que te habrán hecho tantas veces. Fichas por el Cartago Nova, de Segunda B, pero apenas unos meses después rescindes el contrato y cuelgas las botas con sólo 25 años (aunque en algunas bases de datos figura que esa misma temporada jugaste unos partidos con el Caravaca, no sé si es cierto). Imagino que es una decisión que se va gestando durante mucho tiempo, pero que tiene un último desencadenante, un detalle que te hace decir "hasta aquí". ¿Cuál fue, si lo hubo? ¿Y cuáles fueron esos otros detalles que van haciendo que la decisión tome cuerpo?
Lo del Caravaca sí es cierto. Tengo una casa allí, porque tengo raíces caravaqueñas. Pero me hicieron ficha sin cobrar, ya que estaba inmerso en mis primeros trabajos como actor y apenas podía entrenar. No quise cobrar nada.
Dejar de jugar fue liberador porque llevaba varios años desinflado, harto de entrenadores insensibles, harto de algunos problemas de pago y tocado por cosas desagradables que ocurren en el fútbol profesional. Estaba dejado, ya no quería pelear más ni seguir jugando por inercia. Amo jugar al fútbol, pero el profesional me resultaba triste.
De todas formas, hice los dos primeros cursos de entrenador. Me falta el último curso para tener la licencia. Quién sabe, a lo mejor vuelvo de entrenador. Me encanta, pero en el fútbol profesional hay problemas de pago en la mayoría de los equipos, debido al exceso de dinero negro. Los jugadores que tienen la suerte de estar toda su vida en el Madrid o en el Barça nunca van a tener problemas, pero la mayoría de futbolistas no juegan ni en el Madrid ni en el Barça, y la mayoría de equipos no son ni el Madrid ni el Barça. Cuando muchos presidentes no tienen efectivo, no pagan y santas pascuas. Denunciar un impago de dinero negro supone un año de juzgados sin poder jugar y, en todos los casos, la recuperación de mucho menos dinero del que tenías pactado. Casi ningún jugador joven se arriesga a dejar de jugar un año. Por lo tanto, los señores del dinero negro tienen la sartén por el mango.

- ¿Cómo sentó tu decisión en el club y en tu entorno más cercano?
Todos me apoyaron.

- Tras dejar el fútbol te enrolas en una escuela de teatro murciana. ¿Qué encontraste en Murcia para quedarte allí y no regresar por ejemplo a Madrid?
Como te he dicho, tengo raíces murcianas, y colegas que viven en Murcia. También conocí, durante mis últimos años de futbolista, personas relacionadas con la escuela de Murcia. Intuí que era un buen sitio para empezar a descubrir el mundo de la interpretación, y así fue.

- ¿En qué se parecen, si se parecen, el fútbol al teatro, o un equipo a una compañía?
Hay muchas similitudes. Un equipo en busca de un objetivo, que se reparte funciones entre sus componentes, y coordinado por la figura del director. En ambos hay cierto rito antes de iniciar el espectáculo, existen el camerino y el vestuario... Siempre me han atraído las dinámicas de grupo, ver cómo gente de distinta procedencia, con distintos intereses e inquietudes, lleva a cabo un trabajo en equipo para alcanzar un objetivo común. Esa es una de las experiencias de las que más he disfrutado en mi vida.
Luego hay cosas distintas. Por ejemplo, en el teatro compartes trabajo con gente de los dos sexos, y eso es interesante. También convives con gente de distinta edad. En el fútbol también, pero en el teatro puedes encontrarte con actores de 80 años, y eso es muy enriquecedor. En el teatro el éxito del equipo es hacer una buena representación para que el público aplauda; en el fútbol el éxito es ganar, y a mi entender jugando bien, ya que el juego bonito es el que crea afición, y se lo puedo demostrar a todos los "amarreques" que quieran. Es más competitivo, aunque en el teatro también hay competencia por mejorar o por conseguir un papel. Además para aprender un guión, para interpretar, para poder dar matices emocionales, hay que tener un nivel cultural mínimo. En el fútbol eso cada vez se cuida más, pero sigue siendo un mundo más embrutecido en ese sentido. 
También creo que el fútbol no da para tanto debate. Es decir, se puede discutir sobre tácticas o sobre las jugadas polémicas, hablar de los goles, pero en realidad es algo limitado. El amarillismo de la prensa, de esos debates gritones, es algo artificial. Ojo, que yo también los veo, pero sobre todo para escuchar a los ex-jugadores, que son los que mejor saben de qué va esto. Y de verdad que no da para tanto. En cambio, en el teatro, autores como Valle-Inclán, Genet, Calderón, Lope de Vega, Cervantes, Aristófanes... dan para horas y horas de debate interesantísimo. Es significativo que el periódico más vendido de España sea uno que dice hablar de fútbol, aunque es amarillo chillón.
En la República se intentó instaurar una educación y cultura más abiertas, pero no sé qué pasa en este país que cuando queremos abrirnos a las nuevas corrientes culturales, a que entre aire fresco, siempre llega alguien que lo impide. Pasó con Fernando VII y luego con Franco, que para colmo contaban con seguidores. En fin...

- ¿Se siente más presión/responsabilidad jugando ante 20.000 personas o actuando en directo ante 200?
La presión o responsabilidad es siempre particular, es decir, autopresión, así que es similar en ambos. Pero en el teatro el público es esencial. El teatro en sí comienza con alguien haciendo algo y un espectador que lo observa. Si no hay espectador será otra cosa, un ensayo... pero no teatro. En cambio en el fútbol se puede jugar sin público y no pasa nada.

- ¿Es cierto que recitabas versos en los vestuarios? ¿Cómo sentaba eso entre los compañeros?
No recitaba versos en el vestuario, pero a veces imitaba a algunos compañeros o al entrenador, y muchas veces narraba algunas jugadas del equipo con la voz de Héctor del Mar, el comentarista deportivo. Les ponía motes a mis compañeros y narraba los goles... lo pasábamos bien. Por ejemplo a Etxeberría le llamaba "el potro de Elgoibar", que luego he oído por ahí en varios sitios. A lo mejor tenía que haberlo registrado, jeje. Luego cuando nos quedamos los dos sin pelo lo dejé en Joseba. A Míchel, el del Rayo, como su entrenador Paquito no le daba muchos minutos, cuando me ponía a imitar a Héctor del Mar decía "la lleva Míchel ¡pónle Paquito!", y cosas así. Pero es muy difícil imitar bien a Héctor, hay que tener mucha agilidad mental.

- Generalmente a los jugadores que tienen otras inquietudes fuera del fútbol se les cataloga de "bichos raros". ¿Tenías esa sensación, o encontraste gente con la que compartir esas otras cosas fuera del fútbol?
Los valores de la mayoría de gente del fútbol eran muy conservadores, así que no tener móvil, o coche, o no llevar ropa de marca a veces les parecía raro. Pero también había gente abierta. De todas formas, es un reflejo de la sociedad, hay muchos sujetos cerriles.

Luis Martínez (izq.), representando
la obra Diktat
- Aparte de realizar diversas actividades culturales en Murcia, en estos diez años también has tenido pequeñas apariciones en series de televisión y has interpretado papeles en diferentes obras en Madrid. ¿De qué trabajo guardas un mejor recuerdo?
Cada proyecto artístico es una aventura y en todos hay momentos únicos. Lo pasé genial creando y representando un espectáculo satírico cabaretero que hicimos en algún garito de Murcia, "¡¡Oh, cielos!!", lo titulamos. Pero bueno, he participado en más de veinticinco obras de todo tipo, he tenido la suerte de interpretar personajes escritos por genios como Chéjov, Valle-Inclán, Shakespeare, Genet... Cada papel tiene su encanto.

- ¿En qué proyectos estás inmerso en la actualidad? 
Voy a realizar varios talleres de teatro para jóvenes en Caravaca y otros pueblos de alrededor, y voy a dirigir un recital de poemas de Miguel Sánchez Robles, autor de Caravaca de cincuenta y tres años. Es un recital con apoyo de videocreación y música en directo. La semana pasada grabamos uno de los "Pasos" de Lope de Rueda, autor del Siglo de Oro español (S.XVI), para realizar un capítulo piloto para la televisión local de Murcia. Sigue la distribución, para representar en cuanto se pueda, de la obra "Diktat”, donde interpreto el papel más largo que nunca he tenido: hora y media encima de las tablas. Sigo peleando por representar, donde nos paguen un mínimo, el musical infantil "¡Péregri, péregri, peregrinicos!", que dirigí, con libreto original de nuestro grupo de trabajo. Tiene de todo, aventuras, humor infantil, algún guiño para los adultos, algún mensaje ecologista... La pena es que somos muchos. Los ayuntamientos lo primero que han recortado del presupuesto ha sido el dinero para estos espectáculos. Si vas con tres o cuatro actores todavía, pero siendo diez no te da ni para el bocadillo. También tengo entre manos una adaptación del cuento de "Los tres ositos" para dirigirla, aunque todavía tengo que echar un vistazo al guión definitivo.
A veces en la sociedad actual parece que si la cultura no da dinero no se debe hacer, y la realidad es que no, que se pueden y se deben hacer muchas cosas, aunque no generen dinero. Cuidado, creo que todos tenemos derecho a un trabajo con un salario mínimo, pero que no nos vendan la moto de que tenemos que trabajar en lo que no nos gusta para consumir exageradamente. Mejor trabajar en lo que te gusta aunque cobres menos. En esa lucha estoy.

- ¿Cómo está realmente la situación en ese mundillo?
No hay cultura teatral porque se ha eliminado de los programas escolares. Por lo tanto, el público sólo quiere ver rostros "famosos" encima de un escenario. Nuestra labor es transmitir nuestros conocimientos a los jóvenes para que disfruten de todo tipo de teatro y creen un criterio. En fin, seguimos siendo un país bastante inculto... pero este mundillo de las artes escénicas es y siempre será muy placentero. Un mundillo de tolerancia y paz... quizá porque hay poco dinero y no atrae a ningún aprovechado, justo lo contrario que el fútbol, jajaja...

- ¿Se puede vivir del teatro hoy en día?
Vivir del teatro es difícil. Se cobra poco, así que si no eres ahorrador... Pero hay gente que lo consigue.

- Con casi 35 años, y mientras tus antiguos compañeros apuran sus últimas temporadas en activo, a tu carrera en los escenarios todavía le quedan muchos años por delante. ¿Qué metas te planteas para el futuro?
Sacar adelante los proyectos de este año y mantener la casa que habito y sus alrededores campestres. Seguir en contacto con las fuentes de trabajo de Madrid, por si sale algún papelito. Disfrutar de mi gente querida y estar preparado física y mentalmente para el trabajo de actor.

- Por último, ¿cómo ve el fútbol actual (el juego y todo lo que le rodea) desde fuera alguien que ha estado dentro? ¿Qué sigue enganchándote, y qué te echa para atrás?
Enamorado del juego y el carácter de los chicos de nuestra Selección, enganchado al juego del Barcelona y encantado de practicar el fútbol con los veteranos del Caravaca siempre que puedo. Jugar me apasiona y me sosiega. Sin embargo, indignado por las cifras ordinarias que ceden los bancos a las sociedades de fútbol para realizar algún fichaje, mientras dicen no tener dinero para reducir la letra mensual de muchos mileuristas.
Creo que el dinero que genera el fútbol debería beneficiar a toda la sociedad, ya que todos los ciudadanos sustentamos este juego, es decir, el Estado debería intervenir. Si el modelo social es un hombre que por jugar al fútbol gana, no bastante más, sino mil veces más que un señor que cultiva la cosecha que comemos, o casi mil veces más que alguien que está empezando a investigar las vacunas del cáncer, o casi mil veces más que alguien que educa a los niños... apaga y vámonos, me parece un síntoma claro de que este sistema está podrido.
Creo que creamos modelos erróneos para los niños. Aunque los futbolistas transmitan salud, capacidad de sacrificio y superación... creo que no deberían cobrar tanto, y los publicistas y chupópteros del fútbol, menos. Imagina un mundo en el que el campesino, el albañil, el constructor, el médico, el futbolista y el dramaturgo cobrasen algo parecido...  Sería más justo. "Imagine".

- Muchas gracias por tu tiempo, Luis.
Gracias por interesarte por mí. Un deportivo saludo a todos los lectores de "snedecor", un periodista ejemplar. Salud.

________________
Fotos: BDFutbol.com; FIFA.com; 611Teatro

17 comentarios:

  1. Genial snedecor.
    Gracias por traernos esta entrevista de intrahistoria.

    Y gracias a Luis también por contarnos lo que no se ve.

    jballard

    ResponderEliminar
  2. Una entrvista muy interesante y que buenos recuerdos jejeje.
    Te espero en:
    http://pasiongrana.blogspot.com/
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Entrevista muy interesante. Tanto por el hecho de que sea un jugador retirado muy joven, que ha convivido con mucha gente distinta y en situaciones distintas como por lo que dice en la entrevista.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios, aunque como siempre en estos casos el que más aplausos se merece es el que se presta a ser entrevistado. Un tipo que de verdad merece la pena

    ResponderEliminar
  5. Gran entrevista, le recuerdo en el Castilla, atesoraba mucha calidad y generosidad, que veo que mantiene en la vida "real".

    Enhorabuena Oscar por tu gran trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Hombre Birli, un placer verte por aquí. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. ¿Y no le interesaría hacer un programa de radio? Comentar partidos de fútbol, por ejemplo... Pregúntale.

    :)

    ResponderEliminar
  8. FElicidades por el post.

    ResponderEliminar
  9. Hola, soy Luis Martínez.Gracias por vuestras felicitaciones, y contestando a flagrants, te diría que sí me gustaría comentar partidos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Guau!

    Espera de de unos cuantos saltos por el salón... que se me pase la euforia. ¡Jugón, Jugón, jugoooooooooon!

    Ya está. Te explico. Para hablar por la radio sólo necesitas un micro y skype.

    http://flagrants.wordpress.com/mojo-radio-flags/

    Deja ahí un comentario con antelación el partido que quieras comentar con nosotros para tenerlo todo listo.

    Esta es mi cuenta de skype: by_flags.

    Te haré una llamada durante el partido y estableceremos una llamada multiple para comentarlo en tertulia entre tres o cuatro.

    El resto pueden oirnos por la radio e interectuar con nosotros por un chat.

    http://taberna.mojopicon.net/chat.php

    Un besazo, jugón.

    ResponderEliminar
  11. Contestando a flagrants, a ver si me entero de lo del skype y conectamos para comentar un partido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. hola excelente blog ,me parece muy interesante el repaso a todos los europeos y mundiales de categorias inferiores que haces, la verdad que hay muy poca informacion en la web, y viendo los articulos , normal que ganasemos todos.
    Tengo un blog con unos amigos , y estaria encantando de poder intercambiar los links. Me parece que tu blog deber ser seguido,
    jugonesybalones.blogspot.com
    si quieres contestar por correo es: jugonesybalones@hotmail.com
    Gracias de antemano , y buen blog.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, me pasaré por tu blog sin falta

    ResponderEliminar
  14. Sin duda alguna Luis Martinez es un Krak!!
    siempre lo ha sido y siempre lo será.
    A ver cuando te vemos por Madrid y recordamos viejos tiempos!!

    Un amigo.

    ResponderEliminar
  15. Gran persona Luis Martinez

    ResponderEliminar
  16. Casualmente he dado con esta publicación. Gran jugador (alguna pachanga hicimos en el patio del Herrera Oria jugando yo de portero..... y luego coincidimos en primero de Químicas, pero ya te perdí la pista) y gran persona.

    Comparto tu opinión sobre la situación de las artes escénicas.

    ResponderEliminar
  17. me ha encantado esta entrevista, muchas gracias !

    ResponderEliminar