miércoles, 19 de junio de 2013

Turquía 2013: La lucha por el trono vacante

Decían los clásicos que un Mundial de fútbol es poco más que una Eurocopa con Brasil y Argentina. Quienes a estas alturas de la vida aún defiendan esa retrógrada idea (que alguno queda, no se crean) que dejen por favor de leer y se busquen otro entretenimiento de aquí al 13 de julio, porque en Turquía 2013 no estarán ninguna de las dos potencias sudamericanas y, pese a ello, se va a jugar un Mundial por todo lo alto. Aunque evidentemente su presencia siempre da lustre a una competición y asegura al espectador el disfrute con varias de las futuras estrellas del balompié planetario, para los que amamos un fútbol universal y verdaderamente globalizado esas ausencias no nos resultan dramáticas. Porque no estarán Brasil ni Argentina, ni Italia o Alemania, ni siquiera Japón (lo que, alarmantemente, está dejando de ser noticia), pero poder ver en un mundial juvenil a Cuba, El Salvador o Irak debería ser siempre motivo de celebración. Y además, con equipos como Francia, Colombia, México o Egipto (además de España, por supuesto), el espectáculo de calidad siempre está garantizado.

Brasil celebrando el título en Bogotá
La Brasil de Óscar, Casemiro y Henrique logró su quinto entorchado en Colombia 2011, pero la siguiente generación cargará con el dudoso honor de ser la primera canarinha en faltar a un Mundial juvenil desde 1979. Lo cierto es que últimamente ganar un Mundial sub'20 garantiza no ir al siguiente: al igual que Brasil, ni Argentina (campeona en 2007) ni Ghana (vencedora en 2009) pudieron defender su título en la siguiente cita mundialista. Curioso dato que, como es lógico, nada importa a quienes sí viajan a Turquía con esperanzas y aspiraciones de conquistar el cetro mundial; todo un ramillete de candidatos en el que es obligado empezar hablando de las selecciones que dejaron fuera a verdeamarelhos y albicelestes. Colombia fue la ganadora del Sudamericano sub'20 y ha vuelto a mostrar su potencial en el reciente torneo de Toulon, siendo el defensa Jherson Vergara (recién fichado por el AC Milan) y los atacantes Brayan Perea (Lazio) y Juan Fernando Quintero (Pescara) tres de sus muchos hombres destacados. Junto a los cafeteros, Chile (con el sevillista Bryan Rabello y los puntas Nicolás Castillo, de Universidad Católica, y Ángelo Henríquez, perteneciente al Manchester United) y Uruguay también tienen mimbres para llegar lejos. La lógica dice que Francia, España y Portugal deberían ser las principales bazas europeas, aunque Grecia querrá demostrar que su subcampeonato continental no fue una casualidad (Inglaterra, como casi siempre en estos torneos, es una moneda al aire que suele salir cruz). En Africa, el campeonato sub'20 volvió a ser extremadamente igualado y acabó premiando a los países que mejor trabajan últimamente las categorías inferiores: el campeón Egipto y dos clásicos como Nigeria y Ghana tendrán mucho que decir en Turquía.

Jorge Espericueta, campeón
mundial sub'17
La noticia en Asia fue la clasificación de Irak para la cita mundialista, no sólo porque eliminara por el camino a Japón (no está en un Mundial sub'20 desde Canadá 2007) sino porque estuvo apenas a un minuto de hacerse con el título continental; en cualquier caso, en estas categorías República de Corea sigue siendo el único país de la zona capaz de afrontar con ciertas garantías un Mundial. Conviene recordar que Irak ya ha estado en tres campeonatos juveniles (1977, 1989 y 2001); por contra, para Cuba y El Salvador (teóricas cenicientas del torneo) ésta será su primera experiencia mundialista en categoría sub'20. Pero si algún país de la CONCACAF cuenta con serias opciones de hacer algo grande en este campeonato es sin duda México, que viaja a Turquía con siete campeones del mundo sub'17 entre los que destacan el centrocampista Jorge Espericueta (Tigres UANL) y el delantero Marco Bueno (Pachuca), a quienes se suman otras grandes promesas como Jesús Corona (Monterrey). Así pues, muchas selecciones que sueñan con una gloria que, como tantas otras veces, a algunos se les empieza a evaporar nada más ver el resultado del sorteo:

GRUPO A
Francia
Ghana 
Estados Unidos
España

GRUPO B
Cuba
República de Corea
Nigeria
Portugal

GRUPO C
Turquía
El Salvador
Colombia
Australia

GRUPO D
México
Grecia
Paraguay
Mali

GRUPO E
Chile
Egipto
Inglaterra
Irak

GRUPO F
Nueva Zelanda
Uzbekistán
Uruguay
Croacia


Pogba, con la absoluta
Es un Mundial y todos los grupos tienen su complicación, pero para qué engañarnos: pocas veces se ha visto un "grupo de la muerte" tan merecedor de tal calificativo como el que le ha tocado a España en esta edición. Por si acaso, recordemos que se clasifican para octavos de final los dos primeros de cada grupo y los cuatro mejores terceros. Estados Unidos, contra quien debutaremos este viernes, cuenta con una prometedora generación (especialmente de centro del campo hacia adelante): el lateral diestro DeAndre Yedlin (Seattle Sounders), el organizador Luis Gil (Real Salt Lake) o el punta José Villarreal (LA Galaxy) son ya va hombres habituales en las alineaciones de equipos punteros de la MLS, y otras promesas como "Benji" Joya (Santos Laguna) o Mario Rodríguez (K'lautern) están llamados a liderar en un futuro no muy lejano la selección absoluta norteamericana. Nuestro segundo rival, la siempre competitiva Ghana, actual subcampeona de África, regresa a un Mundial sub'20 de la mano del seleccionador con el que ganó el título en 2009, y jugadores como su capitán Lawrence Lartey o el goleador Ebenezer Assifuah querrán impresionar a los ojeadores para salir ya de su liga nacional. Por último, Francia es posiblemente la mejor selección europea de la categoría: sólo hay que recordar la espectacular semifinal del pasado Campeonato de Europa sub'19, que España ganó en los penaltis, o echar un vistazo a los nombres que asoman en su convocatoria, como los de Paul Pogba (Juventus), Geoffrey Kondogbia (Sevilla), Samuel Umtiti (O. Lyonnais) o Jean-Christophe Bahebeck (PSG), para comprender que estamos hablando de una de las grandes favoritas al título mundial. Desde luego sería ideal poder llegar a ese último partido con los deberes hechos.  

Estambul acogerá a España en la
primera fase
En condiciones normales, cualquiera de las sedes elegidas para este campeonato (el primero que organiza Turquía) sería un lugar ideal para perderse: Estambul, Trebisonda, Antalia, Gaziantep, KayseriRize o Bursa son, además de ciudades tremendamente futboleras (como todo el país otomano, por otra parte), destinos turísticos con mucho encanto. A día de hoy, sin embargo, existe cierta preocupación por la seguridad de las expediciones, aunque la FIFA afirma confiar plenamente en las autoridades turcas. Con lo que estamos viendo en estas últimas semanas (también en Brasil) uno se siente más inclinado a confiar en el buen juicio de quienes se manifiestan contra esas mismas autoridades, pero es innegable que, si las protestas sociales siguen produciéndose, el desarrollo del campeonato podría verse alterado. No de manera directa, pues las manifestaciones están muy localizadas y dudo mucho que alguien intente boicotear el torneo, pero lógicamente los participantes deberán hacer un esfuerzo para abstraerse del turbulento ambiente que les rodee, sobre todo quienes disputen sus partidos en Estambul (España, por ejemplo): el otro foco principal de las protestas es la capital, Ankara, que no acogerá ningún encuentro, y en el resto del país las cosas están, dicen, algo más tranquilas. Pero tampoco hay que ponerse tremendistas: nuestros campeones de Nigeria'99 podrían dar alguna clase sobre cómo sobrellevar con éxito una concentración en un entorno complicado. Y, después de todo, sabemos que eso del "infierno turco" es también cosa de clásicos desfasados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario